Tus pagos con tarjeta no son gratis

Wise
21.05.18
lectura de 4 minutos

Estoy cambiando de piso en Londres. En esa pausa entre dejar un piso y entrar al otro decidí alquilar una casa rural en Essex durante unas semanas. Encontré una en Airbnb, y pagué al propietario unos 1.000£.

El propietario recibió la mayor parte y Airbnb se llevó un buen pedazo. Me quedé fascinado al descubrir que, sin darme cuenta, había pagado 2 £ a mi banco en mi tarjeta de débito. Era una comisión oculta, y no aparecía en ningún lugar en el extracto de mi tarjeta. Pero es lo que Airbnb tenía que pagar al banco que emitió mi tarjeta. Ésto se llama tasa de intercambio.

¿Qué es una tasa de intercambio?

La tasa de intercambio es un fenómeno curioso: un apaño que debilita la magia de la competitividad en el libre mercado. Es un acuerdo a tres bandas entre el banco que emite la tarjeta (HSBC, por ejemplo), el proveedor de tarjetas (Visa, por ejemplo) y el comerciante (Airbnb, por ejemplo). Obliga a que una parte de la comisión vaya al banco que emite la tarjeta para cubrir gastos tales como la luz, el internet y los costes de su software y sus servidores

En la práctica es un apaño entre el proveedor de la tarjeta y el banco que la emite. La posición de monopolio de Visa y Mastercard deja al comerciante poco que hacer. O paga o pierde la opción de vender a gente que tenga una Visa o una Mastercard. ¡Y eso es mucha gente!

La mayoría de titulares de tarjetas no saben nada acerca de la tasa de intercambio. Pero los comerciantes lo saben porque lo sufren. A veces incluso no utilizan proveedores de tarjetas que tienen tasas de intercambio más altas (como American Express).

Reino Unido: "los titulares de tarjetas no pagan lo suficiente a su banco"

Eso mismo debió pensar Visa cuando eliminó su tasa de intercambio de 0,50 GBP en septiembre de 2016. Antes, su tasa de intercambio (incluso para cantidades grandes como un alquiler de Airbnb) era fija, de 0,50 GBP.

En 2016 se movieron 520 miles de millones de £ en pagos con tarjetas de débito. Los bancos se llevaron como mínimo un 0,2% de ese volumen a través de las tasas de intercambio. Es sólo un pequeño porcentaje si hablamos de pagar un café. Pero implica unos respetables 1,04 miles de millones de £ de beneficio anual por estas comisiones para los bancos de Reino Unido.

¿Por qué la legislación permite ésto?

Los bancos y proveedores de tarjetas no tienen ningún incentivo para bajar las tasas de intercambio. Es por eso que entran en juego las autoridades reguladoras. Sin estos controles, podríamos seguir pagando el 3% como en los años 90. Muchas agencias reguladoras han notado que los bancos ya obtienen suficientes beneficios y han empezado a cambiar el funcionamiento de las tasas de intercambio en sus respectivos países.

España

España ha limitado las tasas de intercambio a 7 céntimos. Si, los bancos españoles se llevan nada menos que 0,07€ cuando te tomas un café o compras un billete de avión con tu tarjeta de débito. Seguro que ya con eso basta para cubrir tanto los gastos de electricidad e Internet como aquellos de los servidores y del software.

Países Bajos

Los holandeses, creadores del banco digital ING, se dieron cuenta de que realmente no cuesta 7 céntimos hacer un pago. Así que han limitado las comisiones de intercambio a 2 céntimos.

Estados Unidos

En Estados Unidos han intentado crear competencia y no ha sido fácil. Por ejemplo, piden que cada tarjeta funcione en dos sistemas diferentes. Uno es normalmente Mastercard o Visa, y el otro es una pequeña compañia de la que nadie ha oído hablar nunca.

También han limitado la cantidad que puede ser cobrada como tasa de intercambio con tarjetas de débito.

La Unión Europea

Las tasas de intercambio solían ser como el Salvaje Oeste en Europa. Pero en 2015, la UE introdujo el Reglamento sobre las Tasas de Intercambio, con el cual limitaba las comisiones de intercambio de tarjeta de débito al 0,20% y las de crédito al 0,30%.

Irlanda

Irlanda no se conformó con los límites de la UE y aplicó sus propias medidas de forma independiente. Su tasa de intercambio es del 0,1% y está limitada a 0,50€.

¿Hay alguna solución?

Todavía no. A largo plazo debería haber una forma de crear competencia entre los sistemas de tarjetas para incentivar unas alternativas que ofrezcan métodos de pago diferentes y más seguros. Pero hasta que ese momento llegue, sólo nos queda seguir el ejemplo de España y Holanda y confiar en que los reguladores controlen las tasas de intercambio. Puedes unirte a la campaña para pedir al gobierno inglés que tome medidas sobre las tasas de intercambio excesivas.

Kristo

Wise es la nueva forma inteligente de enviar dinero al extranjero.

Descubre más

Consejos, noticias y actualizaciones en base a tu ubicación